España 1936-1939
Índice del Artículo
España 1936-1939
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Florilegio del ideario de Bardina: España 1936-1939

a. España: a inicio del año 1936
El “inesperado” triunfo de las izquierdas. Constituye una seria advertencia a las Derechas, a la Iglesia española y al caciquismo rural La SI 29/02/36 p.1
    España al borde del abismo La SI 21/03/36 p. 6-7
b. España: a inicio de la revolución o guerra social -Agosto 1936
Los sucesos de España La SI   08/08/36 p.7
España en llamas. La guerra social ha explotado en España, envolviéndola en una doble llamarada de llamas materiales y de odios. Es el siglo XlX que se hunde (1) La SI 15/08/36 p. 8-13
c. España: causas de la revolución
España en llamas. La guerra social ha explotado en España, envolviéndola en una doble llamarada de llamas materiales y de odios. Es el siglo XlX que se hunde (6), 19/09/36 p. 23-32
d. España: preludios de la revolución
España en llamas. La guerra social ha explotado en España, envolviéndola en una doble llamarada de llamas materiales y de odios. Es el siglo XlX que se hunde, La SI  03/10/36 (8) p. 1, 6-10
e. España: estalla la revolución
España en llamas. La guerra social ha explotado en España, envolviéndola en una doble llamarada de llamas materiales y de odios. Es el siglo XlX que se hunde, La SI  03/10/36 (8) p. 1, 6-10
f. España: al término de la guerra social –Febrero-Abril 1939
    Otra vez Cataluña La SI 04/02/39 p.6
    El acto final de la guerra española La SI 18/02/39 p.3
    El derrumbe español La SI 04/03/39 p.7
    Los izquierdistas se degüellan en Madrid La SI 18/03/39 p.2
La guerra de los mil días La SI 08/04/39 p. 1-2
g. Franco
    Los discursos del general Franco, sintomáticos La SI 24/06/39 p.3


a. España: a inicio año 1936

1. Hosannas y silencios.
    Media España está alzada, como en los mejores días del advenimiento de la República. Gritan las multitudes humildes por las calles, después de dos años y medio de candado en boca. Los municipios democráticos destituidos dos años atrás se apoderan de sus puestos sin más trámites. Las Casas del pueblo son reabiertas. En los teatros se viva a nombres populares. Los presos políticos salen de las cárceles, después que los ciudadanos los han absuelto con el sufragio que, al decir de sus entusiastas, borra toda culpa como el Bautismo. Y en medio de tantos cohetes verdaderos y simbólicos, ondean, tras la nacional, banderas rojas y se oyen allá lejos, en lejanías que no lo son tanto cuando se oyen las voces, las salmodias laicas de la Internacional.
    Mientras media España se viste así de fiesta (sin faltar en ella quien sabe qué rumores de esas nuevas), otra media España está silenciosa. Habían dicho tanto sus líderes que triunfarían, y habían tanto gritado contra el adversario, que ahora no queda voz para comentarios. Es la España derechista, en la cual el temor ha hecho presa: habían sus jefes -cortos de vista- amenazado tanto, que temen que cumplan esas amenazas los de en frente, con la lógica indestructible de haber anunciado las persecuciones los que ahora resultarían perseguidos.