Estados Unidos
Índice del Artículo
Estados Unidos
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Florilegio del ideario de Bardina: Estados Unidos


a. Estados Unidos entre 1919 y 1939
Una desesperada Junta de médicos: la Pre-Conferencia de Washington ofrece un nuevo espejismo a la credulidad mundial en La SI  24/04/33 p. 1-3, 5
Dos discursos examinados por dentro. El Presidente Roosevelt y el Canciller Hitler aconsejan a los gobiernos sobre el caos mundial (fin) La SI  29/05/33 p. 1, 3-5
    National Industrial Recovery Act La SI 02/10/33 p. 1-5
El triunfo de Roosevelt significa la derrota definitiva de Wall Street (2) La SI  21/11/36 p.1-2, 6-9

b. Estados Unidos: Roosevelt    
Dos discursos examinados por dentro. El Presidente Roosevelt y el Canciller Hitler aconsejan a los gobiernos sobre el caos mundial La SI  22/05/33 p. 1-5, 8
    In a common determination La SI 13/11/33 p. 1-2
El triunfo de Roosevelt significa la derrota definitiva de Wall Street  (1) La SI 14/11/36 p.12-14
El triunfo de Roosevelt significa la derrota definitiva de Wall Street (2) La SI  21/11/36 p.1-2, 6-9
    Roosevelt por tercera vez La SI 09/11/40 p. 15
    Roosevelt por tercera vez La SI 09/11/40 p. 20
El precioso instante norteamericano La SI 04/10/41 p. 7
Mr. Roosevelt dictador integral La SI 22/11/41 p. 1-4 (verlo en este mismo Florilegio en Imperialismos de los siglos X1X y XX)
    El Presidente Roosevelt ha muerto La SI 21/04/45 p. 1-7
    El Presidente Roosevelt ha muerto La SI 05/05/45 p. 5-10


a. Estados Unidos entre 1919 y 1939

1. El enfermo está grave
    El mundo agoniza. Inútil que, día tras día, año tras año, los doctores nos hayan ido anunciando la mejora infalible, la curación próxima. La mejora no ha llegado y el lugar de la curación lo han ocupado los estertores de los estados agónicos.
    Es típico el ejemplo de Estados Unidos a este respecto.  Desde 1922 los sucesivos Presidentes nos han ido cantando a toda voz y en todos los compases el resurgimiento infalible. Aquel vivo de Harding, cuyo ministerio ha ido a parar casi íntegro  en la cárcel, vapuleado por la inflexible justicia norteamericana; aquel ingenuo de Coolidge, Presidente por casualidad, que todo lo resolvía –en el papel- con la facilidad más pasmosa aquel noble y fracasado Hoover, cuya sabiduría ingenieril corre a parejas con su estupenda inhabilidad gubernativa; todos han estado recetando durante doce años y todos han fallado lamentablemente.
    No solo la política, sino también el sanhedrín de los economistas. Los más afamados sabios de la Wall Street han sido los consejeros de los Presidentes, los adláteres de las Comisiones Camarales, los componentes de las innúmeras Conferencias Internacionales. Han dado sus mejores recetas. Han, todas ellas, producido efectos empeoradores.
    Estados Unidos no es un cabo suelto. Es un puro ejemplo del caso general, que en todos los países del mundo tiene la más indudable realidad. Se trata de una pandemia, que tiene el mundo entero entre las espesas mallas de su red maléfica. Una desesperada Junta de médicos: la Pre-Conferencia de Washington ofrece un nuevo espejismo a la credulidad mundial La SI  24/04/33 p. 1 en Sector internacional

15. La tercera crisis