Política
Índice del Artículo
Política
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Florilegio del ideario de Bardina: Política

a. Corporativismo
a. 1 Gremios y partidos
Los gremios y los partidos en La Unión, 01/04/25
a. 2 Experimento italiano
La organización funcional-corporativa del trabajo y del Estado en Italia: los resultados del audaz y genial experimento en La SI 28/08/33 p.6-7
    a. 3 Experimento alemán
Presentación de problemas La nueva Alemania El primer año de Gobierno Nacional-Socialista en Alemania a la luz de los hechos fundamentales en La SI 29/01/34 p.6-9
b. Nación y Estado
El Tratado de Versalles, la Gross Alemania y el origen de las guerras La SI  09/06/34 p. 6-8
c. Política y moral
    Los alemanes ante Atenas en La SI 19/04/41 p. 7 col. 4


a. Corporativismo
    
a. 1 Gremios y partidos

    l El argumento Aquiles contra los Gremios
    Cuantos, devotos al culto de las realidades, desearíamos que la voluntad popular no se manifestase por el órgano artificial de los partidos, sino por el órgano natural de las corporaciones orgánicas, nos hallamos con varias dificultades que nos oponen los enemigos del sufragio gremial.
Hemos de confesar, sin embargo, que la mayor parte de esas dificultades no tienen consistencia alguna, como nacidas de la general ignorancia que sobre los gremios medievales y los actuales sindicatos tienen la mayor parte de los políticos, demasiadamente poco dados a enterarse bien. En cuanto los jefes sanos de los partidos sanos se enteren, estudiando lo que tienen deber estricto de saber, el "98%" de las razones que contra el gremialismo se presentan serán arrinconadas como inútiles por los mismos que las aducen hoy como argumentos a su parecer decisivos.
Más, una dificultad existe, que verdaderamente tiene su consistencia. No hay en el mundo -no habrá jamás en el mundo- cosa absolutamente perfecta. Tiene todo sus defectos, sus puntos débiles, tanto en lo fisiológico como en lo moral. Contra el mejor de los sistemas pueden, pues, aducirse dificultades razonables. Pues bien: el gremialismo electoral puede contradecirse con el siguiente argumento, que repiten, con cierta razón, sus enemigos: "El gremialismo supone la desaparición de los partidos. Los partidos son los ejércitos del ideal doctrinario. El gremialismo, en consecuencia, no se interesa por los ideales superiores a los intereses materiales. Estamos en pleno materialismo."
El razonamiento tiene cierta consistencia. Es el "argumento de Aquiles" de los devotos del podrido parlamentarismo, Séanos permitido, pues, salirle al encuentro, seguros de poder deshacerlo completamente.
Nos atendremos a razonamientos simples y evidentes y a hechos notorios, dejándonos como es nuestra costumbre, de profundas disquisiciones y de citas aparentosas.

    ll El ideal doctrinario es necesario
Hay que comenzar afirmándolo bien: no sólo de pan material vive el hombre. Los intereses materiales, "que son lo primero de todo en el orden del tiempo" (Santo Tomás), son lo último de todo en el orden de la excelencia.
Un particular, quintaesencia de la virtud moral, podrá prescindir más o menos de sus intereses y necesidades materiales. Abundan en el calendario cristiano, y hay también, aunque