diplomáticas 42 04 a 06
Índice del Artículo
diplomáticas 42 04 a 06
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Diplomáticas El secreto diplomático XX1 La SI 04/04/42 p. 10
Don Ernesto Barros Jarpa La SI 04/04/42 p. 10
La Nueva Europa 04/04/42 p. 10
Diplomáticas El secreto diplomático XX11 La SI 11/04/42 p. 10
De la estirpe de Drake La SI 11/04/42 p. 10
Diplomáticas El secreto diplomático XX111 y último La SI 18/04/42 p. 10
El proceso de Riom La SI 18/04/42 p. 10
Diplomáticas Petrificación del Derecho Internacional 1 La SI 25/04/42 p. 10
Diplomáticas Petrificación del Derecho Internacional 11 La SI 02/05/42 p. 10
Diplomáticas Petrificación del Derecho Internacional 111 La SI 09/05/42 p. 10
Diplomáticas Petrificación del Derecho Internacional 1V La SI 16/05/42 p. 14
Lenguaje diplomático La SI 16/05/42 p. 14
Diplomáticas Petrificación del Derecho Internacional V La SI 23/05/42 p. 14
Diplomáticas. Petrificación del Derecho Internacional V1 La SI 30/05/42 p. 10
Diplomáticas Petrificación del Derecho Internacional V11 La SI 06/06/42 p. 11
Diplomáticas Petrificación del Derecho Internacional V111 La SI 13/06/42 p. 11
Diplomáticas Petrificación del Derecho Internacional 1X La SI 20/06/42 p. 11
Diplomáticas Petrificación del Derecho Internacional X La SI 27/06/42 p. 10


Diplomáticas El secreto diplomático XX1 La SI 04/04/42 p. 10


    Uno de los aspectos más interesantes del Secretismo Diplomático está representado por los Tratados secretos, o, muchas veces, Codicilos secretos adicionados a Tratados públicamente conocidos.
    Como hecho, nadie desconoce la existencia de esos Tratados, y al principio de estos artículos hemos aludido a ello en más de una ocasión.
    Suponiendo que esos Tratados no son secretos para un número determinado de personas que son en cada país  y según el especial régimen de cada uno, los que han de aprobar o desaprobar esos compromisos internacionales; y, por lo mismo, no examinando el problema desde el punto de vista de la democracia nacional, sino desde un ángulo netamente internacional, puede preguntarse: ¿conviene a los nuevos tiempos esos secretos diplomáticos, ligándose una nación a otras mediante serios compromisos sin que los demás países tengan noticia de ello?
    Para afirmar la conveniencia, podrían aducirse numerosas razones. A pesar de ellas, estaríamos por negar toda beligerancia a esos Tratados. El secretismo, llevado, no a la elaboración de Tratados, sino a su existencia y validez, es una valla opuesta a lo que podríamos llamar buena fe diplomática, que ha de ser la base de toda la política internacional de la nueva era mundial.
    Todo Tratado internacional debería ser públicamente conocido.
    Las malas consecuencias que a veces podrían venirse de esa publicidad diplomática que darían contrarrestadas, en su mayor parte, en el momento mismo en que, declarándose obligatoria para todos esa publicidad, un pueblo no podría atentar contra otro en las sombras de la noche.
    Visera alta, como en los días de los Caballeros.


Don Ernesto Barros Jarpa
Asume esta semana la Cartera de Relaciones Exteriores en el nuevo Gobierno de Chile, don Ernesto Barros Jarpa.
Antiguo Ministro de Relaciones, desempeñó la Cartera con acierto reconocido por todos. Profesor universitario de Derecho Internacional, su cátedra es una de las más interesantes en la Universidad de Chile. Barros Jarpa une a su gran cultura internacionalista un juicio sereno y desapasionado, que hace que siempre sus afirmaciones sean estimadas como las mejores.
En su vida diplomática ha desempeñado varias misiones, así como en otros ministerios, siempre con igual éxito.
Días difíciles los que ha traído la guerra para esos países americanos, en que grandes naciones ventilan por las armas sus problemas, los pequeños países se hallan en circunstancias excepcionales, que el Gobierno de Chile ha sabido resolver con acierto.
Barros Jarpa continuará la tradición constante de la cancillería chilena, afirmando a la vez la absoluta independencia del país, la solidaridad americana y el respeto a todos los pueblos de ambos bandos amigos de Chile.

La Nueva Europa
    Catorce países europeos han acudido a Weimar para celebrar el primer Congreso de la Asociación de Escritores europeos. Presidían el poeta alemán Hans Carossa, Papini, el prof. finlandés Kosjennienni y Knut Hamsum.
    El sentido unitario de la cultura europea fue el tema principal tratado,  dándose un paso interesante ante el ideal de Unidad Europea, que, junto a otras unidades continentales, ha de lograr al fin una organización vertebrada de los escritores mundiales, a doble base racial y técnica.

Diplomáticas