LA SEMANA INTERNACIONAL 1942
Índice del Artículo
LA SEMANA INTERNACIONAL 1942
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6

 En el transcurso  de nuestras críticas avanzamos ideas, a veces, que sabemos han de molestar a alguien, pero que, perteneciendo a la médula del raciocinio, en manera alguna pueden ser calladas. LA SEMANA INTERNACIONAL es sensibilísima en cuanto a alejarse de cuanto pueda molestar a nadie. Añadamos que es más sensible, todavía, en cuanto lo que podría molestar a la verdad.
 Queremos aducir dos ejemplos.
 Al explicar el fracaso militar, constante y terrible, de los británicos, decíamos que, en parte, se debía a que calculaban buen jefe al que había hecho una campaña victoriosa en algún país colonial, luchando contra los indígenas de flecha en ristre, carentes de todo medio de defensa. Poníamos como ejemplo el de Cunningham, relevado deshonorablemente. Esta afirmación nos valía algunas cartas con observaciones. Sin embargo, es ahora el diputado británico P. L. Horabian el que en los Comunes ha hecho la misma observación con asentimiento de la Cámara.  en Lo habíamos dicho La SI 28/02/42 p. 8

Leer La India desmiente La SI 02/05/42 p. 4-5 en Guerra 1939

Leer Lord Beaverbrook ante el 2º Frente nonato. Lord Beaverbrook alborota el gallinero
La SI 02/05/42 p. 6-7 letra “b”
en Guerra 1939

Periodistas y periodistas
La SI 05/02/42 p. 8

 Una noticia del Japón nos da a conocer dos cifras elocuentes: las Compañías de Reporteros que tiene organizado el ejército han tenido ya varias docenas de víctimas. Al lado de esos cronistas oficiales, los diarios compiten heroicamente: solo el “Yomiure Shinbun”, de Tokio, ha tenido ya 10 redactores muertos en actos de servicio periodístico en la guerra.
 Estos periodistas, que conviven la guerra, no pueden dar noticiones absurdos como los de ciertas agencias que redactan sus partes a base de comadrerías o de órdenes dadas por el Comando. Ellos no nos explicarían, por ejemplo, detalles de la resonante victoria naval aliada en Java, después de la cual se quedaban sin un solo buque.   
 En la precedente guerra mundial quien esto escribe fue testigo de las dos clases de periodistas que relataban los sucesos de la guerra en Francia: los que la vivían, generalmente latinos, y los que la redactaban desde la retaguardia, entre salchichones y buen vino, generalmente norteamericanos. Estos pagaban a los corresponsales latinos noticias a cualquier precio, que servían de base a crónicas fantásticas, muchas veces irreales, por haber actuado el humorismo desdel periodista latino al “enterar” al compañero de otras latitudes.  
 

¿Qué busca el Eje en África? La lección de Kharkov La SI 06/06/42 p. 1-5 letra “e” en Guerra 1939

 Dos noticias de Estados Unidos:
 Las agencias noticieras “United Press” y “Associated Press” no telegrafían nada a los diarios mundiales sin que haya pasado por la censura del Gobierno norteamericano.
 El Presidente Roosevelt ha dado orden de que ningún periódico ni agencia haga públicos los desastres sufridos por los aliados. En una conversación con los periodistas ha repetido lo mismo, y así se está realizando
 De manera que las noticias de los diarios servidos por esas agencias no explican la realidad verdadera, sino lo que conviene al Gobierno norteamericano.
 Por tanto… ¿estarán enterados de la verdad los que juran según informaciones de esas agencias?  Autopsia de una palabra sonora. Democracia 671. EE. UU. controla la noticias mundiales La SI 13 06 42 p. 12

El periódico yanki de Washington, “Evening Standard”, describe los gigantescos esfuerzos que realiza el Gobierno de Roosevelt para monopolizar el noticierismo mundial y organizar la propaganda en América. Copiamos: