Vascos 42 43
Índice del Artículo
Vascos 42 43
Página 2
Página 3
Página 4
Dos fiestas que no deben darse la espalda  La SI 25/07/42 p. 25/07/42 p. 11
La casa y el hogar vasco La SI 31/07/43 p. 9
Euzkadi La SI 31/07/43 p. 9

Dos fiestas que no deben darse la espalda
La SI 25/07/42 p. 25/07/42 p. 11


    En estos días han celebrado los españoles de todo el mundo la Fiesta Nacional. Al cabo de pocos días, todos los hijos del país vasco celebran la Fiesta de su Raza, en el día de ese formidable euskaro que la historia conoce con el nombre de Iñigo de Loyola
    Tiempos de confusionismo, todavía, en las masas hispanas dispersas por los anchos agros de estas Repúblicas acogedoras. Confusionismo semejante, aunque inverso, a aquel en que, apenas establecida la República, dividía también a los hijos de la Madre Patria en dos campos lógicamente diversos, pero ilógicamente amurallados y de espaldas. ¿Cuándo comprenderían las escuelas y grupos que puede vivirse diferentemente dentro de una unidad, formando las diversas cuerdas una sinfonía única?
    Tiempos duros y recientes las luchas, días vendrán en que cernidas las escorias y olvidadas las injurias, los hijos de Iberia celebrarán en total unidad el día de España, cualquiera que haya sido su origen, como hoy celebran el 14 de Julio todos los franceses, aún aquellos que piensan como los que fueron sacrificados por los fundadores del 14 de Julio, que, al ritmo de la Marsellesa, hacían funcionar más que de prisa a Madame Guillotine.
    Los cables que nos hablan de esas fiestas  celebradas en numerosas ciudades en ese Día de España, nos hacen saber que no se he llegado todavía a ese cernimiento de ideales y a ese olvido de injurias reales o supuestas. Se han reunido los de un lado solamente, aparte una minoría que está siempre donde esté España, sin considerar orígenes y personas.
    A los pocos días del Día de España, los vascos, celebran su fiesta, en centenares de ciudades americanas reuniéndose los hijos de Euskeria en tradicionales celebraciones de sus bailes milenarios, de sus héroes históricos, de sus deportes recios, de cuanto constituye la médula inmortal de esa raza abuela de los pueblos de Europa, con personalidad perfecta a través de las centurias.
    Y una cosa llama la atención del que esté al tanto de las maneras cómo se celebran estas dos fiestas en estos días hispanos: sin que los unos convivan, salvo excepciones, con los otros, poniendo a dos razas de espaldas y como si distintos vientos hiciesen ondear ideales que se nos presentan antitéticos
    La España de la tradición no era así. Vivían los varios pueblos hispanos en variedad y hermandad. Se celebra la modernidad de los lazos espirituales que unen al Imperio Británico y no se para en mientes que en Iberia oriental, ya en el siglo X111, esos lazos formaban el nexo entre los varios pueblos de una monarquía varia y una, todavía doble en idioma: los catalanes: los catalanes del norte y del sud del oriente peninsular y los cabezudos aragoneses de esa región noble y fuerte que se extiende a ambas orillas del Ebro.
    Ese Felipe 11 que se ha tachado de rey déspota y unitario, sabía bien cómo se bordan las grandes y fecundas unidades entre cosas diversas. Él, en pacientes jornadas históricas, peregrinaba de región en región jurando fueros distintos en cinco distintos idiomas. Y en su tiempo de suprema diversidad, surgía la suprema unidad en acción dinámica, trasvertiéndose fuera de las fronteras y manifestada en casi todos los órdenes de la vida europea.
    Fue cosa de la decadencia y del liberalismo antiespañol confundir cosas elementales, buscando en vano la unidad en la unicidad, ignorando, no solo la complejidad de las especies superiores en la vida natural, sino también la necesidad absoluta de diversidades complejas para la estructuración de una armonía.
    En meses pasados se celebraban en toda España actos en recuerdo de ese gran astur que fue Juan Vásquez de Mella. Fue él quien, en los días nuevos, daba la fórmula que conciliaba y ponía cara a cara y mano a mano, todas las diversidades que forman       -porque Dios lo ha querido- el conjunto polimórfico de una sola dinámica hispana.
                        ---
    Un amigo nos ha hecho posible leerán notable reciente estudio, publicado en la revista norteamericana “Collier’s” por un docto prof. de Universidad, doctor Jorge T. Renner, acompañan a ese estudio 4 mapas en colores.